Vincular la agroindustria a la Amazonía muestra la incomprensión europea de las dimensiones de Brasil

Vincular la agroindustria a la Amazonía muestra la incomprensión europea de las dimensiones de Brasil

05/09/2019 13h11

"Los europeos tienen dificultades de imaginar, de manera tangible, el tamaño de Brasil, ya que los 28 Estados miembros de la Unión Europea, juntos, dan más o menos la misma dimensión geográfica de la Amazonía Legal. Todavía nos falta un entendimiento, por ejemplo, sobre los biomas naturales de Brasil. La asociación en términos de imagen de la agroindustria al bioma amazónico se debe a esa incomprensión geográfica". El análisis es de la economista franco-británica Emily Rees, ex agregada de Francia en Brasil y especialista en negociaciones comerciales, política internacional y procesos regulatorios de la UE, conferencista invitada, esta semana, del 7o Foro de Agricultura de América del Sur que tiene lugar en Curitiba.

Fundadora de Trade Strategies, con sede en Bruselas, Bélgica, Emily señala que el acuerdo es una oportunidad para que el país presente su agroindustria, profesional y sostenible, al mundo. 

Lea los principales trechos de la entrevista:


En general, ¿será ventajoso para Brasil el acuerdo entre el MERCOSUR y la Unión Europea? Si es así, ¿en qué aspectos?

El acuerdo abre muchas oportunidades para los sectores agrícolas, en particular, para acceder al mercado europeo con condiciones favorables, ya sea mediante una eliminación arancelaria, como será el caso del jugo de naranja, la cachaza o el café soluble, mediante la ampliación de cuotas o por la reducción de los aranceles intracuotas para los commodities agropecuarios. Por otra parte, la importación de insumos y productos europeos debería permitir mejorar la competitividad de las empresas brasileñas, ya sea en el mercado interno o en la competencia internacional. Pero el comercio entre los dos bloques también significa oportunidades de economía de escala en términos de logística comercial y, en particular, de puerto.


¿El acuerdo debe proyectar más a Brasil en el comercio exterior?

El acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur también permite una alineación de Brasil con sus mayores competidores, que ya tienen acuerdos comerciales con la Unión Europea. Es importante recordar que la UE ya cuenta con 44 acuerdos comerciales en vigor, por lo que será una ganancia significativa también en relación con competidores como los Estados Unidos, que no tienen un acuerdo preferencial con este bloque. Brasil, a pesar de ser una de las economías más grandes del mundo, sigue relativamente cerrado al comercio al comparar exportaciones e importaciones relacionadas con el PIB. De esta manera, los europeos desconocen bastante el país y será importante hacer una labor de difusión para desmitificar algunas de las creencias que los europeos tienen en relación a Brasil.


¿Este tratado entre el bloque de América del Sur y el europeo llega en qué momento dentro del contexto mundial?

Hoy en día el panorama del comercio exterior es muy diferente al de hace 20 años. Vivimos un período de políticas proteccionistas crecientes en todo el mundo, por lo que creo que los dos bloques están ansiosos por cerrar finalmente las negociaciones y ver salir el acuerdo político mientras tenemos esta ventana de oportunidad política. En cuanto a la ratificación del acuerdo, soy una gran optimista, lo que no significa que no tengamos algunas complejidades en este proceso por delante.


¿Qué pasos aún se deben dar para que el acuerdo entre en vigor?

Por el lado de la Unión Europea, hay varios pasos por delante en los próximos años. En primer lugar, en los próximos meses, habrá una verificación jurídica de los textos que se acordaron entre los dos bloques, con negociadores de ambas partes haciendo esta labor. Una vez realizada esta verificación legal, el texto final, con todos los capítulos, se traducirá a las 24 lenguas oficiales de la Unión Europea. Sobre esta base, puede enviarse al Consejo de la Unión Europea, que representa los intereses de los Estados miembros, para su votación. Cada Estado miembro debe posicionarse, recordando que en ese momento es muy posible que tengamos 27 miembros, debido a la salida del Reino Unido prevista para final de año. Una vez aprobado el acuerdo por el Consejo Europeo, el texto se enviará a votación al Parlamento Europeo, lo que no significa que el debate no empezará desde ya en el Parlamento, con los diputados queriendo posicionarse y conocer más detalles para preparar la gran votación que tendrá lugar en Estrasburgo, Francia, sede del Parlamento Europeo. Una vez que el acuerdo tenga una votación positiva en el Consejo y en el Parlamento, podrá entrar en vigor provisoriamente por parte de la Unión Europea y ser posteriormente enviado para ratificación a nivel nacional por los parlamentos de los países europeos.


¿Cuál es la principal barrera que la agroindustria brasileña todavía necesita romper en relación a Europa?

Los europeos tienen dificultades para imaginar, de manera tangible, el tamaño de Brasil, ya que los 28 Estados miembros de la Unión Europea, juntos, dan más o menos la misma dimensión geográfica de la Amazonía Legal. Todavía nos falta un entendimiento, por ejemplo, sobre los biomas naturales de Brasil (Pampa, Mata Atlántica, Caatinga, Pantanal y el Cerrado). La asociación en términos de imagen de la agroindustria al bioma amazónico se debe a esa incomprensión geográfica. Así, un debate en torno a la ratificación del Acuerdo presentará una oportunidad para demostrar la sostenibilidad de la producción agrícola brasileña para Europa, y también para todo el mundo.